lunes, 9 de septiembre de 2013

Descenso galáctico del Paro


Descenso galáctico del paro.

 

3/9/2013

 

El exceso de sol del verano es la única explicación para el repique de campanas mediático celebrando que el paro registrado baje en 31 personas, cuando este sigue siendo de 4.700.000 criaturas que por más que se esfuerzan no encuentran la mínima posibilidad de ganarse el pan.

La evidencia nos dice que en España se sigue triturando puestos de trabajo, y eso lo cantan los datos de afiliación a la Seguridad Social, incluso cuando se mide de forma desestacionalizada, es decir, cuando los datos reales pasan por un tamiz matemático que elimina lo efectos de la temporada turística o las campañas agrícolas. Así las cosas hay 99.069 cotizantes menos a la Seguridad Social.

Además, y como era de esperar, el paro femenino ha crecido en el último año un 3,2 %, mientras el masculino ha bajado un 0,1%. Ya sabemos que en esta ideología dominante las mujeres tienen un sitio reservado en sus casas, porque no están dispuestos a gastarse el dinero de los impuestos en escuelas infantiles, ni en ley de dependencia, ni en servicio alguno que puedan prestar gratis las señoras.

Y por si no fuera bastante, los datos informan de que la contratación sigue precarizandose porque el 95% de los nuevos contratos han sido temporales. En el último año la contratación indefinida ha caído un 16% y la temporal ha crecido el 1,1% y subiendo. En esta modalidad suben escandalosamente lo contratos de tiempo parcial que se crearon para facilitar el acceso al mundo del trabajo a personas que lo compatilizaban con otras ocupaciones (estudiantes, padres y madres con criaturas, personas que gestionaban incipientes negocios, etc) ahora se han convertido en una manera nueva de explotación ya que son muchos los casos que conocemos en que cotizan por cuatro horas y sin embargo trabajan la jornada completa, y pasa como con las lentejas, si lo quieres lo tomas y si no, lo deja.

En resumen solo es galáctico es el deseo de abandonar la desesperanza que nos embarga.

Coincidiendo con el Gran Wyomin es evidente el error de la ministra de trabajo Fátima Bañez al encomendar la mejora de los datos laborales a la Virgen del Rocío que está desbordada con los saltos de rejas, estampidas de caballos y atropellos de carretas, quizá sea el momento de encomendarse a la Virgen de Lurdes, puede que garantice puestos de trabajo en la vendimia. ¡Es lo que hay con este gobierno del nuevo nacional-catolicismo! ¡Y atención que el otoño se avecina caliente!