miércoles, 27 de noviembre de 2013

Cómo montar una isla de cocina con TORSBY


El objeto de deseo de todo aquel que le gusta la cocina: una cocina con espacio y una isla (o al menos una península) en la que poder trabajar, comer o desayunar. Teresa nos cuenta cómo montar una isla de cocina con TORSBY.

Productos utilizados: GNÖSJO, TORSBY, RATIONELL 

Acabamos de montar nuestra cocina, y hemos incluido un par de hacks de cuyo resultado estamos muy satisfechos.

Hemos hecho la cocina combinando muebles de la serie GNÖSJO y armarios de la  serie IVAR, barnizados en blanco con un barniz especial para cocinas que conserva la veta de la madera. Para la barra teníamos un problema porque queríamos que volara lo suficiente para ser cómoda y que la encimera no estuviera partida.

La solución ha sido la siguiente: dos armarios IVAR de 80x50x83, (85€ cada uno) unidos en la parte inferior por unas placas metálicas rectas y un trozo de madera de pino de 20x50x1,5 (cortado en Leroy Merlín o cualquier carpintería) y barnizado del mismo color. Este trozo se convierte en un práctico estante para bandejas.

Les hemos puesto unas patitas de 9cm (tiendas de bricolaje) y en la parte posterior tres puertas GNÖSJO de 60x92cm (18€ la unidad) y otra de 50x92cm para el lateral (15€) sujetas con escuadras. En la parte superior, un tablero de DM pintado de blanco de 180x85cm, canteado con una cinta de aluminio y sujeto con tornillos a la estructura inferior; y lo mas espectacular, un sobre de mesa TORSBY de cristal templado de las mismas dimensiones (109€, se vende por separado).
El resultado es muy bueno y relativamente económico si preguntáis cuanto cuesta una encimera de cristal. La encimera del resto de la cocina es de laminado, un modelo que imita cristal al ácido, y la diferencia a media distancia no se nota.

Con el trozo de encimera sobrante hemos hecho una pequeña barra-mesa a la que hemos añadido en la parte inferior un cajón RATIONELL con frente GNÖSJO de 80x35cm. El cajón va montado sobre dos tableros laterales (20x45x1,5cm) que portan las guías, que a su vez se han fijado a la pared y al lateral del mueble. Como va volado no necesita tirador porque se puede abrir desde abajo. Es muy cómodo y práctico, y resultó más fácil de ajustar de lo que esperábamos.