lunes, 3 de marzo de 2014

Una mesa INGO tuneada con trampantojo de mármol


El pino macizo de la mesa INGO es una tentación para la personalización. María nos explica de manera detallada cómo realizó una mesa INGO tuneada con trampantojo de mármol.

Producto utilizado: INGO

En primer lugar, armé la estructura de las patas sin fijarlas al tablero superior y les apliqué una capa de barniz-tinte acrílico color teca. A continuación le di el mismo tratamiento a la parte inferior del tablero, ya que aunque normalmente no se ve, nunca se sabe.

Una vez seco, terminé de armar la mesa y pinté la parte superior del tablero y los bordes con esmalte acrílico blanco. Esto es mejor hacerlo con un rodillito, para evitar que se vean las marcas de los brochazos.

Respetando los tiempos de secado, apliqué 4 capas más, tanto de barniz tinte en las patas como de esmalte acrílico en la parte superior del tablero. En este último caso, lijando suavemente con una lija de agua entre capa y capa.

A continuación decoré la parte superior del tablero con un trampantojo imitando mármol amarillo. Para ello hacen falta:

  • Barniz holandés
  • Oleo color ocre amarillo claro
  • Oleo color blanco de titanio
  • Oleo de color siena tierra natural
  • 1 pluma larga de ganso o pato (de gaviota también vale)
  • 1 par de palillos de dientes
  • Un poquito de algodón
  • 1 esponja natural
  • Un par de recipientes desechables (yo suelo guardar para estas cosas los envases rígidos de almendras, aceitunas, etc.)


Diluir un poco de oleo amarillo en el barniz holandés y hacer lo mismo con el óleo blanco. Pringar la esponja (conviene humedecerla antes y luego escurrirla muy bien) en el óleo amarillo y aplicar aleatoriamente por la mesa variando la intensidad con que se aprieta, pero sin pasarse, hasta cubrirla por completo, alternando con el oleo blanco diluido.

Una vez hecho esto, difuminar el resultado con la propia esponja o, si se prefiere, aplicando muy suavemente un pincel de pelo de pony. Personalmente prefiero hacerlo con la esponja.

Para hacer las vetas, empapar la pluma en el oleo blanco diluido, pero evitando que gotee, y trazar las vetas con ella, cambiando el sentido y rotándola. Suavizar con la esponja y remarcar un poco donde interese con ayuda de un hisopillo fabricado con un palillo de dientes y un poquitín de algodón.


Para hacer las vetas oscuras (pocas y discretas) diluir un poco de color siena tierra natural en el barniz holandés, trazar pequeñas vetas a modo de grietas y suavizarlas con la esponja.

Para que quede lo mas natural posible, recomiendo tener a mano una foto de mármol auténtico para ver como van las vetas (p.ej, nunca se cruzan en forma de cruz o de aspa). También recomiendo trabajar con guantes finitos para evitar las manchas de oleo, que son muy molestas.

Dejar secar cuatro o cinco días (el tiempo dependerá del clima, etc.), pero mas vale pasarse de prudente y aplicar 2 capas de barniz de poliuretano satinado. El resultado es una mesa de comedor espectacular, espero que os guste el resultado.