miércoles, 11 de junio de 2014

Literas en tren con la cama KURA



La cama KURA da grandes alegrías a los padres, que ven como juega sus mejores bazas cuando los niños son pequeños y crean un mundo debajo del colchón. Cuando van creciendo llegan las preguntas y las soluciones para darle continuidad en el dormitorio infantil.

Un buen ejemplo de reutilización es el hack de Rosa, que acopló una cama a uno de los lados para que sus dos hijos pudieran dormir en unas literas dispuestas en tren.


Producto utilizado: KURA

El verano pasado nuestro peque de dos añitos empezó a dormir en un colchón situado bajo la cama KURA. En verano, dormir en el suelo resultaba fresquito, pero cuando llegó el invierno nos pareció que quedaba demasiado a ras de suelo y podía pasar frío.

Le dimos muchas vueltas a la idea de levantar ese colchón del suelo. No podíamos poner el somier con patas justo debajo de la cama porque nos quedábamos sin altura. Vimos muchas fotos por Internet de camas KURA transformadas en literas, pero nosotros no queríamos renunciar al espacio de juegos tan acogedor que nos ofrece esta cama, y finalmente nos decidimos a probar.


El primer paso fue montar la escalera de la KURA fuera de su ubicación natural para evitar que nos molestara el panel de madera. Para ello, simplemente atornillamos los travesaños que forman los escalones donde nos interesó; como la madera de la cama es blandita, no fue necesario hacer los agujeros previamente. Situamos los travesaños donde nos venían bien y utilizamos el mismo tornillo que incluye la cama. La atornilladora hizo el resto.

Lo siguiente fue colocar el somier con patas formando el tren. En las fotos aparece el colchón de 90cm con un somier provisional de 80cm que nos prestaron para probar, ya que no sabíamos si iba a funcionar la idea. No queríamos arriesgamos a comprar el definitivo hasta haber comprobado si era posible usar la cama en esta posición.

El cubre canapé lo hicimos con la tela azul de la sección de telas al corte de Ikea y nos permite tener unas cuantas cajas de almacenaje bajo la cama para zapatos y juguetes discretamente disimuladas.


La cama en esta disposición es muy cómoda de usar. El colchón cabe justo entre los palos de la cama de igual forma que el colchón de arriba queda encajonado en las barreras de la cama. Ahora que sabemos que se puede, ya estamos pensando en construir una estructura de madera con cajones para colocar el somier y, a la vez, continuar la línea estética de la cama KURA.

Los peques son los que más disfrutan este montaje. Les permite bajar de la cama saltando a la otra. Tienen una zona de juegos estupenda. Y por las noches el mayor que duerme arriba puede asomarse y ver a su hermano sin riesgo de caídas. En una litera normal no hay opción de contacto visual.