jueves, 20 de octubre de 2016

El sector de los préstamos rápidos sigue creciendo

La última asociación en sumarse a la guerra contra los llamados créditos rápidos ha sido la Unión de Consumidores (UCE) de Asturias, que hace unos pocos días dijo que las condiciones de estos productos suponen “un gran peligro”. Sin embargo, pese a la leyenda negra que siempre ha acompañado a los prestamistas privados no supervisados por el Banco de España, la popularidad de sus mini créditos al instante y sin papeleos no ha dejado de crecer. El número de empresas que conceden estos préstamos se ha incrementado durante este último año y muchas compañías han lanzado promociones nuevas o han mejorado sus condiciones de financiación para destacarse en un sector cada vez más competitivo.

Muchas de estas empresas operan también fuera de España

De hecho, el mercado español es tan atractivo que un buen número de empresas extranjeras han decidido establecer sucursales en nuestro país. Un ejemplo lo encontramos en Kreditech, que comercializa micropréstamos rápidos a través de la marca Kredito24. Los mini créditos al instante de esta compañía permiten obtener hasta 750 euros a devolver en un máximo de 30 días y también los pueden contratar los clientes que tienen deudas impagadas registradas en ASNEF (préstamos con asnef), una ventaja que no ofrece ningún banco.

Los requisitos de acceso tan flexibles son, precisamente, uno de los motivos que explican la popularidad de estos productos. A las laxas condiciones de contratación hay que añadirle la rapidez del proceso de solicitud, que se puede completar en cuestión de minutos y permite disponer del dinero en cuestión de 10 o de 15 minutos. Sin embargo, tal como critican varias asociaciones de consumidores, el precio de los mini créditos es mucho más caro que el de otros préstamos y su tasa anual equivalente (TAE) puede llegar a alcanzar el 4.000 %.

Para combatir contra estos elevados intereses, organizaciones como la OCU o FACUA reclaman una mayor regulación específica sobre estos mini créditos al instante, que hasta ahora sólo deben acogerse a la normativa establecida por la Ley 22/2007, del 11 de julio, sobre la comercialización a distancia de servicios financieros destinados a los consumidores, en la que no se limita el tipo de interés que pueden aplicar las empresas. Precisamente para superar esta falta de regulación, muchas de estas compañías son socias de la Asociación Española de Micropréstamos (AEMIP) y cumplen un código ético interno ideado para evitar las malas prácticas tanto de prestamistas como de consumidores.

Aparecen nuevos créditos rápidos de mayor importe

A estos productos se les han unido, últimamente, otros créditos rápidos cuyo importe es más elevado (de hasta 5.000 euros en algunos casos) y que se pueden devolver en varias mensualidades, lo que facilita su reembolso. Entre las compañías que ofrecen estos préstamos encontramos a la mencionada Kreditech y también a 4Finance Group (la dueña de Vivus), que bajo la marca Zaplo comercializa créditos de hasta 2.500 euros.